Avisar de contenido inadecuado

Filosofia del Aprismo, Base Filosofica de:Víctor Raúl Haya de la Torre; por :. Rodher Rossini Sáenz

{
}

 FILOSOFIA DEL APRISMO                                                                                                                  

Por : .RODHER ROSSINI SAENZ

 

El concepto fundamental de nuestra filosofía aprista, como  definición de actitud pensante, sea el enunciado en el lema  emancipación mental indoaméricana de los moldes y dictados europeos. La tesis, empero, ha sido frecuentemente mal entendida. Intérpretes extraños al conocimiento mismo de tas bases ideológicas de ese movimiento, han imaginado y sostenido que aquella afirmación independentista implica una arrogancia recusatoria de lo que Latinoamérica debe a la cultura occidental, lo que es erróneo, "El punto de partida de nuestro postulado, La introducción a la sinopsis filosófica del aprismo; se afirma tanto en la realidad histórica del propio desenvolvimiento social, económico y psicológico de los pueblos de este continente como en la evidencia de la radical transformación del mundo de nuestra época, que abarca las normas mismas del pensamiento", Y agrega: "Quien   quiera entender lo que es el aprismo en su línea fundamental de interpretación histórica de la realidad indoamérica habrá de recordar la importancia fundamental que tiene en nuestra ideología la ubicación del observador con respecto a los fenómenos observados". Esa aplicación a la filosofía de la historia de los principios científicos del relativismo moderno, lo llevó a enunciar, su teoría del Espacio-Tiempo Histórica, base filosófica del aprismo, su derrotero de idea y de acción. En conceptos y en apretada síntesis, estos son los lineamientos generales de nuestra teoría.

 

La Historia no es sólo la memoria del mundo sino algo más; es su propia conciencia. No es sólo inmóvil acumulación de hechos, sino expresión creadora, plasma vital de nuevos organismos sociales, Por eso deviene inseparable de la política y está a su servicio, Por eso también es inseparable de su  espacio y de su tiempo. Por Estos a su vez, inseparables entre si, completan la concepción dimensional a la moderna exégesis dialéctica de los fenómenos históricos.

 

No hay Historia muerta, desprendida y aislada de su Espacio-Tiempo Histórico. Consecuentemente, no hay fenómenos históricos ‘disecados', intemporales e inespaciales. Todo el devenir histórico se modifica y varía según el punto de vista del observador. Por tanto, la filosofía de la Historia, cuya "coordenada" o campo histórico de observación ha sido hasta hoy el espacio-tiempo europeo, deberá relativizar su jerarquización de valores al desplazarse de la longitud y latitud culturales que le señalaban una posición fija y absoluta. Aunque Spengler aparece también como relativista en su intento de interpretar y predecir la Historia, no le es el sentido einsteniano. Su relativismo se diferencia del relativismo, Espacio-Tiempo Histórico tanto como en las ciencias físicas el relativismo copernicano de Galileo-Newton se diferencia   del contemporáneo de Einstein, que son inversos. Es, además, antidialéctico en la medidas en que las conclusiones de su Decadencia de Occidente, limitadas y fatalistas, no pueden ser "verdad eterna y universal". En el concepto Espacio-Tiempo Histórico la idea fuerza es la de la relatividad aplicada a la Historia, en la que tiempo y espacio, por la interdependencia vital de factores telúricos, étnicos, sociales, culturales económicos y psicológicos, que actúan y se influyen entre sí, integran una continuidad dinámica constituyente de una categoría filosófica que puede calificarse como cuarta dimensión histórica,  Planteado así, sumariamente, el fundamento inicial de la tesis, puede estimarse como su segundo enunciado el que se desprende de la incorporación de esa dinámica relativista de la Historia a la dialéctica determinista, considerada como negación y renovación de sus procesos. La tesis del Espacio-Tiempo histórico desprende su negación, dialéctica, a su vez, de la filosofía marxista, cuyas conclusiones parten de puntos de observación y referencia también exclusivamente europeos, Por esa inamovilidad, al desplazarse el marxismo a otros Espacio-Tiempo históricos,  cae en una limitación cerradamente  dogmática y todo dogmatismo es antidialéctico en la filosofía hegetiano-marxista, Con la doctrina marxista no puede ser una antidialéctica "verdad eterna", en la esencia misma de su filosofía está su negación. Dialécticamente, negar es, a la vez, conservar y superar, De allí que la validez universal de todos los principios y doctrinas históricos-filosóficas devenga relativizada por las modificaciones que le impone cada espacio- tiempo. La Historia no detiene su proceso dialéctico. Todo se mueve, todo deviene, pero no por un mismo y solo camino, ni con un mismo y sincrónico movimiento. Consecuentemente, las realidades históricas no forman ya eslabones de una sola y gran cadena son varias tendidas hacia el futuro ilimitado. Un mismo tiempo histórico, grado y ritmo de evolución, de cultura, de organización, etc., no es aplicable a todos los espacios, Por eso, tiempo, espacio y movimiento devienen inseparables en cada realidad observada.

 

Incorporada esta tesis realitista a la dialéctica de la Historia se esclarece en mucho la visión desconcertante de un mundo contradictorio como el de hoy. Es el universalismo relativista, que deviene de un universo finito, pero ilimitado, cerrado en si mismo, en constante expansión y tetradimensional, el que confiere más lúcida y completa capacidad para ver y comprender los acontecimientos de nuestra época. Ellos no pueden desligarse del "donde" y del "cuando" se producen porque de esa esencial vinculación depende "como se producen. Los Espacio-Tiempo Históricos se extinguen más que por países por "pueblos-continentes". Para que un Espacio-Tiempo Histórico devenga determinado de la dialéctica de la Historia debe existir no solamente como escenario geográfico y pueblo que lo habite, no sólo como

 Continente u contenido histórico en movimiento, sino como plena función vital de su conciencia social del acontecer de la Historia.

 

Del mismo modo que hay diferentes grados de la noción subjetiva del tiempo y del espacio, desde los más elementales hasta los más completos y eminentes, los pueblos no alcanzan de improviso su conciencia histórica, su uso de razón político- social, sino tras un prolongado proceso. Por eso, importa insistir que donde no hay Historia ni conciencia de ella, porque se está formando o se ha perdido, no existe, en realidad como proceso dialéctico, y por ende dinámico y vital, el Espacio - Tiempo Histórico.

 

 Historia debe existir no solamente como escenario geográfico y pueblo que la habite, no sólo como continente u contenido histórico en movimiento, sino como plena función vital de su conciencia social del acontecer de la Historia.

Del mismo modo que hay diferentes grados de la noción subjetiva del tiempo y del espacio, desde los más elementales hasta los más completos y eminentes, los pueblos no alcanzan de improviso su conciencia histórica, su uso de razón político- social, sino tras un prolongado proceso. Por eso, importa insistir que donde no hay Historia ni conciencia de ella, porque se está formando o se ha perdido, no existe, en realidad como proceso dialéctico, y por ende dinámico y vital, el Espacio - Tiempo histórico.

{
}
{
}

Comentarios Filosofia del Aprismo, Base Filosofica de:Víctor Raúl Haya de la Torre; por :. Rodher Rossini Sáenz

oe  quiero cuando esta fundamentado

Anónimo Anónimo 07/04/2009 a las 03:35

Deja tu comentario Filosofia del Aprismo, Base Filosofica de:Víctor Raúl Haya de la Torre; por :. Rodher Rossini Sáenz

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.